Skip to content

El arquitecto Andrés Garelli nos cuenta acerca de la construcción de la nave Protergium

Andrés Garelli es de Rosario, tiene 33 años y en diciembre de 2020 fue designado como arquitecto director de obra para continuar con el proyecto de construcción de la nueva nave del Micro Parque Industrial, correspondiente a Protergium. En esta nota relata cómo será la planta por dentro, sus principales funcionalidades y todas las novedades proyectuales.

¿Cuál es el estado de la obra, en qué etapa del proyecto nos encontramos?

Comencé en enero, van seis meses de obra. Estamos atravesando lo que sería un primer tercio, la etapa “bruta” de la obra, finalizando el hormigonado. Ya están avanzados la losa y los encofrados que terminarán de hormigonar en breve todo lo que va a ser la planta alta. Es una etapa inicial en cuanto a las primeras tareas que desencadena luego en el armado de muros, cerramiento de aberturas, etcétera.

Lleva muchísimo, lo que más demanda es la parte proyectual y de hormigonado. Cuando llegué solo estaba establecido el cerramiento perimetral. Entonces tocó avanzar con la etapa de ingeniería, cálculo, parte proyectual y hoy día lo que es la ejecución concretamente.

Es una etapa inicial pero es lo que más tiempo demanda, luego de esto se avanza mucho más rápido ya que culmina lo más grueso. En el medio fueron surgiendo contrataciones paralelas. Lo que viene después son terminaciones. Hoy estamos en una parte crítica de la obra.

¿En qué consiste la nave?

Protergium está sobre dos lotes de casi 2000 metros cuadrados y es una nave en su conjunto, compuesta por lo que serían dos naves. Un sector de la nave que surgió posteriormente ya se colonizó y se dispuso en él la creación de una sala de máquinas de apoyo y soporte al funcionamiento de la planta. Esta también tiene otra parte proyectual incierta al día de hoy.

En Terragene las máquinas están en el cielo raso. Luego de conversaciones con personal de la empresa, decidimos mejorar lo que hoy existe acá, por eso la propuesta fue condensar todo lo que es máquinas y mantenimiento a un área y no tenerlo disperso en la superficie total del terreno en un área inaccesible. Si bien en esas áreas va a haber maquinaria de apoyo porque la superficie así lo requiere, el nuevo concepto es condensar lo que va a ser funcional a la planta en un solo sector. El objetivo es el fácil acceso al mantenimiento, la optimización general en cuanto a tener un acceso en planta libre para poder reemplazar un tanque de agua, por ejemplo.

La idea es retirar esto del lote porque demanda mucha superficie y genera ruidos. Que soporte y mantenimiento funcionen de la manera más amena y sencilla posible. Vamos a repetir lo que funciona y mejorar aquello factible de ser mejorado.

¿Cuándo estará operativo el reactor?

Ya contamos con la plataforma que va a recibir el reactor, el objetivo es que la planta empiece a funcionar. Sobre finales de julio tendremos el hormigón listo, la idea es que para entonces el reactor esté funcionando. Se ha ido trabajando en todas las tareas complementarias que se necesitan para que el reactor funcione.

¿Cómo está pensado la distribución de los espacios de la planta?

La planta tiene un esquema similar al de Terragene en el sentido de la disposición de los lotes que tienen tres caras visibles de las cuatro totales y una sola que es medianera. Por ende, la exposición de la planta es notoria, se la va a percibir desde distintas áreas. La similitud va a estar dada por las dos puntas con fachadas vidriadas y la línea de aventanamiento frontal que da a la autopista.
El esquema de circulación es el mismo que el de Terragene. Tenemos un hall de ingreso –fachada norte- y un ingreso secundario en la fachada sur. Ambas se conectan mediante un comedor para el personal. En el medio está el laboratorio, el área de desarrollo. Frente a esta área se ubican el reactor, la estrella.

Lo que se buscó como proyecto es tener la parte productiva enfrentada a la parte de desarrollo con el objetivo de propiciar la interacción constante y tener siempre en vista estas dos áreas de manera enfrentada. Esto lleva a una circulación productiva, dinámica y a tener una visual constante de lo que se está haciendo. Dar una impronta moderna y de transparencia para quien recorra la planta. La funcionalidad es doble: visual y operativa.

Por otro lado, cuenta con un área de vestuarios y sanitarios en planta baja y un área de terminación de producto. La idea es que desarrollo y área productiva funcionen cerca. En cuanto a la planta alta, habrá un hall doble altura para proponer un área de trabajo descontracturada. También se dispondrán allí las oficinas: marketing, legales, gerencia, etcétera. El pasillo será con aventanamiento para mirar permanentemente la parte productiva.

El ingreso secundario contará con un acceso a planta alta. Allí se construirá un restaurante para recibir posibles compradores o proveedores. Además, estamos generando una especie de balcón techado, con un cerramiento abierto, para que los visitantes puedan tomar aire sin tener que salir de la empresa.

¿Cuáles fueron los principales desafíos con los que te encontraste?

Yo trabajo solo. Es la primera vez que trabajo en un proyecto así de complejo. El gran desafío con el que me topé fue magnitud de la empresa y, por lo tanto, tener que entrar en sintonía rápidamente con sus tiempos y objetivos.

Con respecto a la mano de obra, ¿el personal es de Terragene?

Sí, si bien el ejecutor del galpón encargado de la estructura metálica y el piso es una empresa contratada que se llama Techaarg, todo el resto se hace con personal propio de Terragene, albañiles, carpinteros, administrativos. Después hay tareas complementarias como climatización, aberturas, que se tercerizan.

¿Cuáles son los tiempos estimados de finalización de obra?

El hecho de que el reactor ya esté funcionando para principios del mes que viene hace que la etapa final que sigue esté abocada a terminaciones. Resta cerrar la obra, las fachadas de vidrio, las divisiones internas, el sistema de climatización y comenzar a imprimir el carácter visual, estético. Estamos en una mitad avanzada, con un 35 % de avance. Estimo que quedan al menos menos nueve meses de trabajo por delante. 

Una agricultura sostenible y competitiva con bioinsumos que estimulan el crecimiento de los cultivos y cuidan la salud de nuestro suelo.

PRÓXIMAMENTE

www.protergium.com

Más información [email protected]